Sobrecrecimiento bacteriano intestinal (SIBO) y Medicina China

Cada día se esta habla más del SIBO, una condición silenciosas, y a veces no tan silenciosa, que padecen muchísimas personas en nuestra población, se estima que hasta un 35% de la población general puede padecer SIBO.

El SIBO es un sobrecrecimiento bacteriano a nivel de intestino delgado, correlacionado con malos hábitos de vida y entrelazados por una mala función digestiva más allá de los intestinos, como es la falta de ácido gástrico, la falta de bilis, problemas de la válvula iliocecal, falta de enzimas pancreáticas, de motilidad intestinal, entre otros.

El SIBO causa de muchas disfunciones gastrointestinales, así como otras sistémicas. La malabsorción de nutrientes y sintomatología como heces sueltas o diarreas son una de las sintomatología mas comunes, aunque existen muchas otras:

  • Distensión e hinchazón abdominal, sobre todo después de ingesta de comidas. 
  • Dolor abdominal.
  • Diarrea o heces sueltas, pastosas.
  • Gases y eructos.
  • Tendencia a la dificultad de perder peso o tendencia a la bajada de peso de manera inexplicable.
  • La debilidad física y mental, con síntomas asociados de cansancio continuo, fatiga muscular, falta de claridad mental, apatía, decaimiento. Síntomas muy comunes.

La clasificación del SIBO es diversa, pudiendo ser un SIBO por hidrógeno, metano o sulfuro de hidrógeno.

  • Normalmente si es por hidrógeno, las heces suelen ser mas sueltas, pastosas o tendencia a diarrea.
  • Si es por metano la tendencia van a ser las heces secas y el estreñimiento.
  • Si es por sulfuro de hidrógeno se suele presenciar  diarreas malolientes.

El SIBO acarrea muchísimos problemas de salud o los agrava de manera considerable. La lista es tan larga que podríamos resumir que nuestro sistema digestivo en es el centro o el pilar de todo nuestro cuerpo y que todo lo que sucede en los intestinos va a ser vital para muchísimos procesos de nuestro organismo. Entre ellos están diversas patologías ginecológicas (incluidas la infertilidad y candidiasis repetitivas), del sistema respiratorio, metabólicos, endocrinos, dermatológicos, del sistema nervioso, dolores crónicos, entre otros. La malabsorción intestinal que acarrea puede producir falta de proteínas, de Vitamina B12 o niveles anormales de otras como es el B9 y la K.

El SIBO según la Medicina China

Todo lo que es el SIBO se explica hoy en día muy bien a nivel científico gracias a los estudios e investigaciones, cada vez mayores y mas esclarecedoras. Pero la Medicina China lleva explicando esta condición (con otros términos, pero misma sintomatología) desde tiempos inmemorables.

Uno de los síndromes más típico en un SIBO es el llamado “Humedad en Bazo/Estómago”, aunque también podemos verlo correlacionado con un “Estancamiento de Qi de Hígado”, entre otros muchos síndromes diferenciales, a veces entrelazados. Por ello es importante diferenciar de manera personalizada. Específicamente el caso de SIBO por sulfuro de hidrógeno se puede clasificar en «Humedad-Calor en Bazo/Estómago«.

¿Cómo evitar un SIBO desde el punto de vista de la Medicina China?

La correlación entre los diferentes órganos desde el punto de vista de la Medicina China es larga y compleja de explicar en un sólo post, pero podríamos resumirlo con lo siguiente:

  • Es necesario buen estado del elemento Tierra (Bazo/Estómago) evitando su Humedad y su insuficiencia de Qi y/o Yang, es de vital importancia.
  • El elemento Madera (Hígado/Vesícula Biliar) es un elemento imprescindible en los procesos digestivos. Si este tiende a estar estancado o en exceso, todo se descoloca por muy bien que este el elemento Tierra.
  • El resto de elementos también tienen un papel importante, aunque secundario, en el buen mantenimiento digestivo: Fuego (Corazón/Intestino Delgado), Metal (Pulmón/Intestino Grueso) y en ultimo lugar el Agua (Riñón/Vejiga).

¿En qué se resume todo esto?

  • Alimentación respetuosa con nuestro sistema digestivo.
  • Estado mental-emocional equilibrado.
  • Evitar el estrés y sobrepreocupación contínua.
  • Evitar emociones continuas con tonalidades de ira, frustración, enfado.
  • Trabajar en un estilo de vida respetuoso con nuestro organismo.
  • Priorizar un ejercicio moderado y según necesidades.
  • Conseguir un descanso reparador y respetar los ciclos circadianos.

Hoy en día hay un abordaje muy amplio para el SIBO, con suplementación específica según el caso y una modificación alimenticia concreta, sin descuidar el estado del sistema nervioso, el estilo de vida, todo ello muy importante también para la salud intestinal. Por lo tanto los hábitos de vida, el estado mental-emocional y una buena alimentación, serán básicos para encauzar este problema.

La Medicina China por su parte ofrece un añadido importante en el abordaje del SIBO:

  • Fórmulas de plantas de la Medicina China, específicas e individualizadas, con una acción potente a nivel de eliminación de este sobrecrecimiento bacteriano y otras que ayudan a su vez a reforzar las funciones naturales del sistema digestivo para que este tenga capacidad de combatir patógenos y mejorar las funciones digestivas.
  • Alimentación energética de la Medicina China, que combinado con la dietética occidental, es un combo ideal para saber que alimentos son los que nos predisponen mas o evitan un SIBO. La imagen de este post es un referente de algunos elementos que podemos añadir en nuestra cocina y que ayudar a mantener un buen estado digestivo, siempre y cuanto no tengamos ciertas alteraciones tipo gastritis, úlceras, etc.
  • Acupuntura y moxibustiónLa posibilidad de incluir estas técnicas por si solas ya consiguen cambios  muy notables, mejorando condiciones gastrointestinales de diversas índoles como es el SIBO.

En mi experiencia profesional

Realizo un abordaje holístico uniendo diversas técnicas, occidentales y de la Medicina China, consiguiendo combatir el SIBO de manera eficaz, rápida y sostenida en el tiempo. Por otro lado veo imprescindible explicar los pros y los contras de la constitución energética de la persona, para que pueda tomar opciones acordes a su cuerpo para evitar en un futuro volver a tener SIBO. Esto es gracias al autoconocimiento de los diferentes elementos (Tierra, Madera, Fuego, Agua, Metal) y su relación con nuestro cuerpo-mente-emociones, así como estilo de vida.

Melina Makarian.

Licenciada en Medicina China por University of Wales, especialista en salud femenina y fertilidad natural con más de 15 años de experiencia.

Consultas ONLINE o presenciales en Málaga y Torremolinos.

Para más información, consúltame tu caso.

Comparte esta entrada con


Sin comentarios

Publicar un comentario