Nutrir y calentar con raíces (receta)

Según la Medicina China la alimentación llevada con coherencia puede ser una medicina preventiva y también terapéutica. Como bien sabemos los alimentos no sólo nos aportan energía en el día a día sino también multitud de propiedades, no solo a nivel bioquímico sino también a nivel “energético”.

Según la Medicina China cada alimento tiene una cualidad “energética Yin o Yang” además de ser más adecuados para un órgano u otro según la teoría de “los cinco elementos”. También influye la manera de prepararlo, ya que no es lo mismo una verdura cruda, encurtida, cocinada al vapor o al horno. Todo ello cambia la cualidad energética Yin-Yang del alimento.

Las raíces son unos alimentos que van incorporándose en nuestra alimentación sobre todo cuando empieza a entrar el otoño y el invierno, las estacione más frías del año.

Esta “Ensalada Yang de tres raíces” es una versión que cree a partir de la receta típica marroquí de “Zanahorias morunas”. No hace falta que lleve las tres raíces e incluso se puede añadir otra raíz como el nabo.

Las tres raíces de esta ensalada son la zanahoria, la chirivía y la remolacha. Son tres raíces que se les considera de naturaleza neutra o caliente (Yang), aportando así calor al cuerpo, nutriéndola y aportando energía gracias al gran aporte en minerales, vitaminas e hidratos. Además, vamos a aportar más Yang a la receta gracias al ajo y al comino.

Cada una de las raíces tienen multitud de beneficios para la salud, siendo muy beneficiosos en casos de anemia, en casos de fatiga y debilidad de energía, en personas con tendencia a ser frioleras, para fortalecer el sistema digestivo, para regular el tránsito intestinal, para problemas de tensión arterial, para fortalecer y regular la piel, entre otros muchos. 

“Ensalada Yang de tres raíces”

  • 3 o 4 zanahorias
  • 1 o 2 remolachas
  • 1-2 chirivías
  • 1-2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de comino molido
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre de Jerez
  • Perejil y/o cilantro picado
  • Sal y pimienta

Hervimos en agua y sal las zanahorias y las chirivías, y por otro lado las remolachas, ya que tiene un color intenso y así no tiñe a las otras raíces. Hervimos unos 15-20 minutos hasta que este tiernas pero no muy blandas.

Majamos el ajo, el comino, el vinagre, sal, pimienta en un mortero y aceite. Si os gusta menos o más intenso podéis ir probando la cantidad de estos condimentos y añadir más o menos.

Esperar a que se templen un poco la raíces y cortarlas dejando un poco de grosor. Mezclarlo con el aliño.

Esta receta para primavera-verano podemos dejarla fría. En otoño-invierno es más aconsejado tomarlo templada-caliente. En este caso la servimos en el momento con perejil picado por encima.

Si la queremos fría podemos guardarlo una vez aliñado todo en la nevera durante unas horas o hasta el día siguiente.

 

Comparte esta entrada con


POSTS RELACIONADOS

Sin comentarios

Publicar un comentario