Las cuatro puertas del diagnóstico en Medicina China

Diagnóstico en Medicina China

¿Cómo es un diagnóstico en Medicina China? Una consulta de Medicina China profesional no consiste en unos minutos de preguntas y poner agujas aquí y allá. Esta forma de consulta es un abordaje pobre y limitante yendo únicamente al síntoma. Mientras si se realiza el diagnóstico completo se puede llegar a abordar a la persona en su totalidad, consiguiendo comprender qué esta ocurriendo y cómo podemos ir a la raíz de su problema por el que se están dando diversos síntomas.

Durante toda la historia de la Medicina China se ha desarrollado un sistema de correspondencias muy detalladas entre síntomas, signos y su relación con el estado interno de órganos. Estas correspondencias son las que nos dan la clave para el diagnóstico preciso.

Una pequeña parte del cuerpo nos puede dar la información completa de todo el cuerpo. Lo vemos por ejemplo en el famoso diagnóstico mirando la lengua, el cual nos puede dar una información exhaustiva de la persona. Aunque lo mejor es recoger toda la información a través de “las cuatro puertas de entrada” (o llamado “los cuatro pilares de diagnóstico”):

1. Mirar. Este diagnóstico es el primero que se hace cuando conocemos a la persona. Es el primer contacto y uno de los más importantes. Hay muchísimos signos para observar, desde los movimiento corporales, el color de la piel, el pelo, la mirada, el tipo de constitución, las uñas, la observación de lengua y un largo etcétera.

2. Escuchar (y oler). El diagnóstico por escuchar y oler se llama “Wen” 闻 , un carácter chino que contiene a la vez el concepto de “escuchar” y “oler”, ya que se considera que es una cosa que se hace a la vez. Aquí se observa el tono de voz, el timbre, los olores corporales, etc. Todo ello es indicativo de un patrón.

3. Preguntar. La parte mas “visible” del diagnóstico y el que más tiempo se invierte. Consistirá en averiguar los posibles síntomas y signos que presenta la persona, tanto si está relacionado o no con el problema actual por el que viene a consultarnos. Un largo interrogatorio donde se pregunta muchísimas cosas del estado global como es el color de la orina, la preferencia por bebidas frías o calientes, la ausencia o no de sequedad ocular, si las uñas se rompen con facilidad, la consistencia de las heces y un sinfín de preguntas minuciosas.

4. Sentir. Cuando hablamos de sentir, hablamos del tocar y palpar. Incluye sentir el pulso radial de las muñecas, un pulso específico de la Medicina China. También se siente la textura e hidratación de la piel, la temperatura de pies y manos, la ausencia o no de sudación en la palma de las manos, la palpación de la zona abdominal, la palpación de diversos puntos de acupuntura del cuerpo, que no solo sirven para pincharlos o masajearlos, sino también para palparnos y observar su estado.

Si quiere saber más información sobre sesiones de acupuntura, consúltenos sin compromiso.

Recordamos que la acupuntura es una técnica complementaria en el caso de que estés realizando un tratamiento médico actualmente.

Comparte esta entrada con


POSTS RELACIONADOS

Sin comentarios

Publicar un comentario