primavera y medicina china

La primavera y el comienzo del ciclo

Hace unas semanas mientras estaba en la montaña encontré una pequeña flor entre matorrales.
Estaba muy escondida y apenas se entreveía. Y no había ninguna más a la vista como ella en ese lugar. Anunciaba la llegada de la primavera. Tímida pero radiante. Silenciosa pero enérgica. Como quien empieza lentamente a resurgir y renacer. Poco a poco pero “in crescendo” hasta llegar a su máximo esplendor.

Y es que en eso consiste la energía que nos trae la primavera. Acaba de comenzar (mínimo Yang) y crece hasta llegar a su máximo punto dando paso a la estación más energética: el verano (máximo Yang). Y luego vuelta al reposo y el recogimiento con el otoño (mínimo Yin) y el invierno (máximo Yin).

Un ciclo. Una rueda. Una constante espiral.
Con la primavera comienza ese ciclo y se representa con el nacimiento.

Nacimiento de algo nuevo, de un proyecto que nace, de una nueva etapa o simplemente mirar con ojos nuevos a la vida, a nuestro interior y a lo que nos rodea.
Nacimiento de todo lo que implique un comienzo, de un vuelta a comenzar o todo lo que quiera surgir, crecer y expresarse.
La primavera nos brinda este potencial que todas tenemos dentro y que podemos rescatar y dejar fluir cuando lo necesitemos.

¿Sabías que la primavera esta relacionado con el elemento Madera (que se representa con un árbol), con el hígado, la vesícula biliar, los ojos, los tendones y otras funciones corporales más como es el ciclo menstrual?  En próximos artículos te explico más sobre esta medicina milenaria, en el que la teoría y la evidencia se unen para comprender mejor como funcionamos.

Feliz comienzo de un nuevo ciclo, feliz primavera.

Melina Makarian

Comparte esta entrada con


POSTS RELACIONADOS

Sin comentarios

Publicar un comentario